• Redes Sociales, Cómo Sacarles el Máximo Provecho

    La mayoría de empresas saben que las redes sociales tienen un gran potencial y que podrían ser excelentes herramientas para atraer más clientes e incrementar sus ventas. Lo que la mayoría no saben con exactitud es ¿cómo hacerlo?

    Y no es para menos pues el avance acelerado de las nuevas tecnologías y la innumerable cantidad de variables hace que apenas nos haya dado tiempo para ponernos al día y asimilar de mejor manera cómo es que todo esto funciona.

    Por ejemplo, en mis seminarios siempre pregunto a la gente cuántos de ellos usan Twitter y es sorprendente ver que muchos no solamente no lo usan sino que la gran mayoría apenas logran comprender muy bien cómo funciona.

    De ahí que la tendencia de muchos gerentes de mercadeo, pretendiendo aprovechar las redes sociales como herramienta de marketing se reduce a iniciar una serie de publicaciones en Facebook acerca de sus productos o servicios.

    Comienzan a compartir una serie de publicaciones con información u ofertas con el objetivo de atraer la atención de nuevos clientes. Tienen la idea errada de que esos "millones" de personas que están todos los días conectados verán sus anuncios y llamarán inmediatamente para saber más de sus novedosos productos como si fuera algo jamás visto. Lo cual, nunca sucede.

    Así que su segundo intento consiste en triplicar esas publicaciones y pedirle a todos sus colaboradores que las compartan con sus conocidos y amigos. Lo cual no solamente se torna complicado porque la mayoría de gente de su organización tampoco esta tan anuente a compartir las publicaciones de la empresa sino que termina siendo igual de inefectivo. Con lo cual, tampoco obtienen resultados.

    Así pues, antes de que te desanimes o comiences a dudar seriamente acerca de la efectividad de las redes sociales déjame decirte lo siguiente:

    Las redes sociales funcionan. Eso es un hecho comprobado. Lo que no funciona es pretender utilizarlas como un medio más de publicidad. Porque no lo son. Y ese es el primer paradigma a cambiar.